miércoles, 17 de marzo de 2010

Para el que siempre encuentro...

Hola :) Siendo este mi primer post, quiero mencionar que dedico a Dios todo lo que en adelante escriba dentro del blog y le pido me ayude e ilumine para que sepa yo expresar correctamente lo que pienso y lo que quiero compartir con los demás. Espero que les guste!

5 comentarios:

  1. Me siento honradísimo de ser tu primer comentario.
    Es una gran alegría que se haya hecho realidad este deseo tanto tiempo expresado. Emocionadísimo al dedicar este blog en primer lugar a Dios. ¡Qué alegría me has dado! Ahora mismo lo pongo en mi lista de blogs. Un beso fuerte

    ResponderEliminar
  2. Aleeee, felicitaciones por el blog!!!!! y bienvenidísima a la comunidad de blogueros católicos!!!!!!
    Estuvimos tres días sin internet, asíque recién acabo de ver tu mail :-) y me alegro que todo vaya tan bien!!! Ya estaba extrañando no tener noticias tuyas... en cuanto pueda te escribo!!
    Un beso grande :-)

    ResponderEliminar
  3. Ale, bienvenida a este mundo fantástico. Rezamos por esa intención, y para que Dios os de fortaleza.

    ResponderEliminar
  4. Querida Ale:
    He leído en el blog de Angel (siete en familia), tu petición de oraciones por tu hermana.
    Al leer tu e-mail inmediatamente pensé en las palabras que encontré en el blog de un sacerdote
    y que te copio:

    Si Dios está por nosotros, ¿quién estará contra nosotros? ¿Quién acusará a los elegidos de Dios? Dios es quien justifica, ¿quién condenará? Cristo murió, más aún, resucitó y está a la derecha de Dios e intercede por nosotros (Rm 8,31.33s).

    Con la fe en la Resurrección de Cristo y la esperanza en la resurrección final, las preguntas son retóricas. ¿Quién puede estar realmente contra quien está en Dios, quien vive de Él, quien se apoya en él, quien se refugia en Él, quien lo obedece? Ciertamente nos encontramos con muchas adversidades en la vida, pero, manteniéndonos en la fidelidad a Dios, somos invulnerables a ellas. Satanás, ante el poder divino, está impotente; frente a las peticiones del Padre Nuestro, no puede nada. Y es que quien de verdad pide, lo hace desde la más profunda pobreza y humildad y, entonces, desde su debilidad, es fuerte.

    Si es Dios quien nos hace justos, ninguna tentación tiene poder sobre nosotros, pues todas se reducen a deificarnos desde nosotros mismos y por nosotros mismos. Pero si vivimos desde la humildad, esto es, en que sea Él quien nos divinice, entonces nada ni nadie nos puede vencer; nuestra derrota está en nuestra soberbia, en pretender ser nosotros el fundamento de nosotros mismos. Si nuestra única riqueza es Dios, no hay pobreza a la que temer, pues, en la humildad, nadie nos puede arrebatar al dueño del universo que es rico en misericordia. Si Dios es nuestra vida, no hay muerte que temer. Si es nuestra salud, ninguna enfermedad nos debilita. Si es nuestro gozo, ¿dónde está la tristeza? Si Él es nuestra gloria, las humillaciones nos ensalzan. Si la suya es nuestra voluntad, en todo encontraremos ocasión de obedecer a su amor.

    No puedo añadir nada más. Sólo decirte que os encomiendo a todos en mis pobres oraciones para que al aceptar la voluntad de Dios encontreis la verdadera paz y gozo.
    Un abrazo muy fuerte.

    ResponderEliminar
  5. Hola Ale:

    Bienvenida. Te he enviado uno correo con presentaciones de Juan Pablo II espero que te gusten.

    Animo con tu blog.
    Besos

    ResponderEliminar